Volver a los blogs
12 Abril

¿Cómo influye emocionalmente el diseño de nuestro espacio?

¿Cómo influye emocionalmente el diseño de nuestro espacio?

Suscríbete a nuestro blog

Recibe gratuitamente en tu correo todos nuestros artículos de diseño, comunicaciones y negocios e innovación.

¡Suscribirse!
Tu espacio es tu refugio. Ese lugar al que ansías llegar después de una larga jornada de trabajo, en el que muchos días haces home office y pasas incontables fines de semana. Pero, ¿ese espacio influye positivamente en ti?

En esta era de la información, el diseño está cada vez más estandarizado y al alcance de unos cuantos clicks. Puedes amoblar todo un espacio con poco presupuesto, probablemente no son muebles que te encantan, pero “funcionan por el momento” y ese breve tiempo se convierte en años.

Ahora, ¿en qué radica la importancia de tener un espacio auténtico y funcional? En tu bienestar emocional. Mientras que un espacio que no te gusta tanto y que no está bien distribuido te hace menos productivo y feliz, un espacio que te encanta y que funciona muy bien para tu estilo de vida, puede sacar la mejor versión de ti.

Aquí te comparto algunos tips para lograrlo:

1. Autoconocimiento:

Este es el punto de partida para todo buen diseño. Haz una lista de las actividades que realizas en el espacio que deseas remodelar y lo que no está funcionando para ti. También haz otra lista con tus gustos y preferencias. Un ejemplo: uso mi sala como espacio de trabajo, entonces tener un sofá tan grande no funciona para mí, probablemente necesite un sofá más pequeño y un escritorio más amplio, porque allí paso la mayor parte del día.
Respecto a los gustos, esto está muy ligado con nuestra esencia, procura que los colores, texturas y cada objeto de decoración que tengas en ese ambiente conecte con quien tú eres y no esté allí solo por “llenar un espacio”. Todo debe responder a un para qué. ¿Para qué coloco este cuadro que compré en mi último viaje? Para motivarme a cumplir mis metas y poder conocer más destinos. ¡Ahora inténtalo tú!

2. Menos es más:

Esto aplica para todos los espacios que desees remodelar. Un espacio lleno de muebles es como una mente llena de pensamientos, no te permite tener paz mental. Solo debes conservar los muebles que cumplen una función específica y que aportan sensación de orden y limpieza a tu espacio.

 

3. La importancia del color:

El color conecta con las emociones de nuestro cerebro y eso puedes comprobarlo fácilmente. Si pasas un largo periodo de horas en una habitación pintada enteramente de rojo te sentirás ansioso y con tendencia a enojarte rápidamente. Por el contrario, si estás en una habitación pintada en tonos azules, te sentirás tranquilo y en calma, porque el azul evoca a las tonalidades del mar.
Otro ejemplo puede ser la presencia de acentos de color verde, que nuestro cerebro asocia con el exterior y la naturaleza, y nos ayuda a sentirnos en paz y armonía. Por ello la importancia de elegir el color adecuado para nuestro espacio, tomando en cuenta la cantidad de horas que pasamos al día y las actividades que realizamos.

4. Elegir la iluminación correcta:

La iluminación también tiene distintas tonalidades y eso influye en nuestras emociones. Puedes encontrar en el mercado lámparas de luz cálida, luz neutra y luz fría.
La iluminación cálida es acogedora, porque se asocia con la luz del sol, te transmite tranquilidad y te invita al descanso, por ello se recomienda como luz general para los dormitorios y como iluminación de detalle en otros ambientes.
Por otro lado, para un espacio de trabajo como el estudio o la cocina se recomienda luz neutra, porque produce la sensación de equilibrio y no te genera excesiva relajación. ¿Y la luz fría? No es muy recomendable para ambientes residenciales ya que no es una luz que te invite a quedarte por un largo periodo de tiempo.

5. Materiales que nos emocionan:

Así como los colores y la iluminación influyen en cómo nos sentimos, los materiales y texturas de nuestro espacio también se asocian a emociones.
Lo más importante aquí es considerar aquellos materiales que relacionamos con la naturaleza, porque nos hacen sentir en armonía y aportan calidez al interior. Por ejemplo: pisos de bambú, muebles de madera o melamina look madera, alfombras de fibras naturales, papeles tapices con motivos orgánicos o florales, tableros de piedras naturales como el mármol o granito, tapizado de muebles en lino, y cualquier otro material que sea duradero ¡y te genere emociones positivas!

Recuerda considerar todos estos puntos para lograr un espacio en el que te sientas cómodo, acogido, identificado y, sobre todo, feliz.

Compártelo

Comparte este sitio con otros estudiantes o amigos:

Subscríbete

Mantente actualizado con todos nuestros contenidos